Los contratos: Mitos y realidades

Camión de mensajería marca Fedex
¿Sabes si tu marca es registrable?
mayo 7, 2019
Registré mi empresa ¿y ahora qué?
junio 20, 2019

Muchos emprendedores al comenzar sus negocios, lo hacen apoyados en amigos, familiares y personas que según su parecer son de confianza, incluso, sus primeros clientes y proveedores, podrían pertenecer a su círculo cercano. Esto da lugar a que muchas veces no realicen contratos dejando desprotegidas sus relaciones, lo cual en un futuro puede causar muchos inconvenientes tanto personales como en el desarrollo de sus proyectos de emprendimiento.

Si tu no quieres formar parte de la masa, entonces sigue leyendo… en las próximas lineas desmontaremos algunos mitos en torno a la elaboración de contratos y te diremos como puedes aprovecharlos para el beneficio de tu proyecto de emprendimiento.

El contrato: una calle de dos vías

El primer mito con relación al contrato es que para muchos emprendedores estos suponen protección para la parte con quien están contratando y no para ellos, así, muchos tienen la creencia de que si realizan un contrato con sus proveedores o clientes, serán ellos quienes podrían utilizar dichos instrumentos en su contra y beneficiarse de los mismos.

Lo cierto es que, los contratos son “una calle de dos vías” y están concebidos para proteger la relación que se está formando en torno a ellos y no a una sola de las partes. En este sentido, es importante resaltar que, para asegurarse de que esto sea así, los mismos deben estar elaborados por un abogado especialista y conocedor de la materia, con ética profesional y que tenga como norte la satisfacción de todas las partes involucradas en la relación contractual.

De otro lado, también es cierto que los contratos protegen a quien los realiza de posibles estafadores y personas deshonestas con malas intenciones.

Hacer un contrato es demasiado engorroso

Este es uno de los mitos más frecuentes en torno a la elaboración de un contrato, muchos emprendedores argumentan que no realizan contratos porque los procesos en notaría son muy lentos y es demasiado engorroso.

Lo cierto es que, no todos los contratos deben ser obligatoriamente llevados a notaría, todo dependerá del tipo de contrato de que se trate, pués en principio los contratos son instrumentos privados en los cuales se refleja el acuerdo de voluntad entre las partes.

¿Cuánto cuesta hacer un contrato?

Nuestros clientes nos preguntan con mucha frecuencia cuanto cuesta elaborar un contrato, responderemos esa pregunta con la siguiente historia:

Nuria tiene 30 años y acaba de fundar junto a Carlos su agencia de Marketing digital, ambos están muy emocionados ya que es un proyecto que les causa mucha ilusión. Hace tres meses los contactó Max, su primer cliente internacional, quien tenía una empresa comercializadora de productos de limpieza y solicitaba una campaña de marketing digital para el lanzamiento de un nuevo producto.

Nuria y Carlos se sentían muy felices por la realización de este proyecto, pués estaba valorado en $1200 y les daría proyección internacional, acordaron los términos y condiciones de la prestación del servicio en una reunión por skype, sin realizar ningún tipo de acuerdo por escrito.

Pués Nuria y Carlos pensaron que no era necesario, puesto que según ellos, los clientes internacionales si pagaban y eran personas honradas. Así que comenzaron a trabajar en el proyecto sin muchas preocupaciones.

Max, nunca les pagó el contrato, pués cada vez que les solicitaban el pago tenía una excusa, todos los días les decía que al día siguiente pagaría, pero eso nunca ocurrió y Nuria y Carlos perdieron tiempo y dinero.

A Nuria se le ocurrió demandar a Max, el inconveniente era que no tenían forma de probar la relación de prestación de servicios, ni los términos de la misma.

¿Qué habría sucedido con Nuria y Carlos si hubiesen hecho un contrato con Max? Nosotros tenemos dos hipótesis posibles:

  1. No habrían contratado con Max porque los contratos son en cierta medida disuasivos y a los estafadores como Max no les convienen, por tanto, lo más probable es que Max no haya accedido a firmar ningún contrato, caso en el cual, el problema se habría evitado.
  2. En caso de que Max hubiese firmado el contrato y no hubiese pagado el dinero, Nuria y Carlos habrían tenido pruebas para ejercer acciones contra Max e intentar obtener el dinero.

De modo que, la pregunta no debería ser ¿cuánto cuesta hacer un contrato? Sino ¿cuánto cuesta no hacerlo?.

Y tú ¿Qué crees que habría pasado si Nuria y Carlos habrían hecho un contrato con Max? ¡déjanos tu comentario!

¿Conoces a algún emprendedor que no quiera realizar sus contratos? ¡compártele este post! Ayudános a cumplir nuestro propósito de crear una nueva cultura jurídica en los emprenddedores de América Latina.

¿Quieres que te apoyemos en la realización de tus contratos? ¡Contáctanos!


Ayuda a Legal Media a construir una cultura jurídica emprendedora compartiendo esta entrada en tus redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *